El pulpo sólo tiene 8 brazos.


Hasta el más hábil de los jefes, tiene vida personal, tiene memoria limitada y capacidades limitadas. A veces, quisiéramos serlo y hacerlo todo en nuestra empresa, porque creemos (o sabemos) que nadie puede hacer las cosas igual que nosotros o del modo que nos gusta; pero sorpresa... no siempre nuestro modo