Empatía en el emprendimiento

Me gustaría mucho pensar que luego de esta situación, los empresarios estaremos más dispuestos a brindar ayuda sectores vulnerables. Que cada individuo asumirá una responsabilidad por sus acciones en el aspecto personal, medioambiental y social. Que la política cambiará para ser más equitativa y justa, y brindará mejores oportunidades a la ciudadanía para que se empoderen y dependan menos de ayudas económicas del Estado...


Soñar no cuesta nada, y si hay algo que he aprendido durante estos días, es que la pasividad sólo permite que unos pocos tomen decisiones por muchos, sin tenerlos en cuenta.


Toda nuestra historia hemos buscado justicia, equidad, igualdad, pero esos términos significan cosas tan distintas en la cabeza de cada uno, que uno peca, al pensar en un término, como una definición propia y absoluta.